El Parque Arqueológico Natural de las Iglesias rupestres de Matera, simplemente llamado el Parque de la Murgia Matera se encuentra en la parte oriental de la frontera con Basilicata y Apulia cubre un área de cerca de 8.000 hectáreas en el territorio de Matera y Montescaglioso. Fue establecido por la Ley Foral 11 de 3 de abril 1990 con el objetivo de proteger la zona de la Murgia Matera, un entorno particularmente pintoresco surcado por barrancos de Matera, Picciano y el río Bradano.

El área del parque está catalogado como Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO, junto con los Sassi de Matera.