ATTILA AD AQUILEIAEl Perdón de Barban es la principal tradición religiosa de Grado. Se celebra en la mañana del primer domingo de julio y consiste en una procesión votiva en la que la imagen de Nuestra Señora de los Ángeles se transporta con una impresionante procesión marítima de la Basílica de la isla de Santa Eufemia de Barban, donde hay un antiguo santuario cruzar la laguna. El Perdón nació para agradecer a la Virgen por el final de un brote de la peste en 1237. Durante ese año los habitantes de Grado, dirigida por el patriarca Leonardo Querini, prometieron que han transportado a la estatua de la catedral de la isla como Barbana gracias por el final de aquella terrible epidemia. Originalmente, la procesión se celebró el 2 de julio y contó con la participación de al menos un miembro de cada familia de Grado.
El nombre deriva de la tradición de enfoque del Perdón, con motivo de la peregrinación, el sacramento de la reconciliación.
El Perdón comienza temprano en la mañana y es precedido por un día de oración y de celebración (el grando Sabo). Después de una temprana celebración en la Basílica de Santa Eufemia, la estatua de la Virgen es llevada en hombros hasta el puerto, donde se carga en el barco designado como buque insignia. A eso de las 9, la fórmula “En el nombre de Dios, vamos,” marcada por un pescador, marca el inicio del desfile de barcos con cubierta de punta en blanco, que se separa del puerto de Grado.
La procesión de barcos y salió del puerto, los vientos en la laguna hasta llegar a la pequeña isla que se encuentra el Santuario de Barban. Aquí la imagen de la Virgen es llevada en procesión a pie desde el pequeño puerto de la iglesia, acompañado por el sonido de la banda del pueblo y el canto de las letanías. El obispo celebró a continuación la misa en el santuario.
En la tarde el regreso de la estatua de Nuestra Señora de Grado y un solemne Te Deum marcar el final de la peregrinación.