Una isla de arena, conchas y verde, situada en el norte del Adriático, suspendido entre Venecia y Trieste, Friuli atado a una carretera fina que atraviesa su pintoresca laguna. Alguna vez fue un puerto romano importante para el comercio con el Este, grado (del latín “Gradus,” puente) es quizás el centro turístico más antiguo en el Mediterráneo. Se remonta a 1892 su inclusión en la lista oficial de los lugares de atención del Imperio Austro-Húngaro, con el título de “Spa Marina.”
Aquí la vida sigue fluyendo con el simple ritmo de los lugares del mar. Entre paseos por el paseo marítimo y en las calles de la ciudad vieja, una interesante visita a la romana y basílicas paleocristianas, vagabundeos sugerentes en la laguna – ahora protegidos oasis natural, lleno de misterios y leyendas – o tal vez dejando a tientas por los sabores del mar Adriático. Todas las diferentes ocasiones, éstos, para disfrutar de sensaciones únicas, ¿alguien puede reconciliar con ustedes la más auténtica y natural existencia.
Capaz, en un espléndido aislamiento de las zonas urbanas e industriales que estamos acostumbrados, está bañada por las corrientes oceánicas constante de un lado y de su hermosa laguna por el otro. Es este último para dar lugar, por efecto beneficioso de la multiplicación de los rayos solares, peculiares a que el clima y beneficiosos, que se caracterizan por una alta concentración de yodo y saludable. Un clima templado, cálido y templado, nunca había bochorno, capaz de ofrecer una estancia cómoda para la mayoría del año.